17.3.10

La fama de Chile: Las rucias

La senadora Matthei (fan de este blog) se ha declarado experta en evaluación de nivel de 'famosidad'.

Tomando nota de que no abundan los economistas neoliberales sueltos en la capital de Chile, Matthei ha recorrido la televisión y radio con gusto y sin demostrar su mala cuna o groserías domésticas tan comunes en ella.

En su paso, ha declarado que para cubrir los costos "estimados" (recalcamos 'estimados') de la amorosa apuesta de "reconstruir" al país terremoteado, el Estado no debe meterse con la gran minería porque Chile "perdería fama" y los 30.000 millones de dólares se pueden cubrir con -redoble de tambores- impuestos al tabaco, alcohol y cosas así...

Tal cual.

Parece que la senadora no entiende que la gran minería no paga casi nada en impuestos por tener el derecho de extraer lo que quiere del país, y que con eso, hace caja de miles de millones de dólares. Y parece que tampoco sabe que si la gran minería se enoja porque se tienen que poner con más, no se irán a ninguna parte (por ahora, y es tema para otro día) ya que nuestra cordillera como que no se puede poner en un container (por mucho que lo quieran) y transportar a Canada o Australia, por ejemplo.

Creemos que la Matthei quiere instalarse de frentón como carta segura para las elecciones presidenciales en 2014...Es que la JackieVan anda rondeando en la prensa y hace peligrar su derecho natural. Tema que nos lleva a los reales objetivos de la senadora: definir rapidamente a quién prefiere Piñera, y que el flamante presidente se decida entre las dos. Es ella o la JackiVan.

Esperamos con ansias la pelea de barro entre la economista y la psiquiatra. Ojala que sea en público. Live.

Mientras tanto, la venerable SONAMI (los bosses de la gran minería) hacen su lobby con el gobierno de Piñera. ¿Se imaginan la cantidad de cigarros que hay que vender para equiparar un 15% de impuesto a la minería? 15...menos que el IVA...

More Matthei de los archivos secretos de CRVS:

9 comentarios:

César Reyna dijo...

Es lo mismo que pasa en mi país (Perú). Y casi son las mismas palabras con las que las autoridades de turno defienden a las mineras.

De otro lado, lo que se recaude vía el tabaco, alcohol etc. no alcanza para cubrir el 1% de lo que necesita Chile para reconstruir su infraestructura.

Montserrat Nicolás dijo...

cesar:
serán las mismas empresas mineras???
oh!
:)

Ulschmidt dijo...

Si no le aumentan los impuestos pueden llamarlos a amables reuniones para que suscriban una emisión de bonos extraordinaria para la reconstrucción, a devolver en diez años y con tasa símil a los bonos yankees. Como compromiso entre caballeros para evitar el aumento de impuestos que, si no este gobierno, aplicará el siguiente para tapar el agujero fiscal que se viene. Si son pensantes aceptan y Piñera se salva como market-friendly.

Anónimo dijo...

Si el gobierno busca subir el impuesto al tabaco y al alcohol entonces el gobierno estará en una encrucijada, pues, para recaudar más ingresos, tendrá que incentivar para que fumemos y tomemos más, es decir, olvidarse que éstos son asuntos de salud pública.

Linda la cosa.

Jorge Pacheco dijo...

Al ritmo de la réplica prefiero a Jackie Van.

Si se pone dura, quizás logre descentralizar un poco el gobierno. Aunque con Piñera "super-hero" (ironía) se ve difícil.

Saludos!

Cote dijo...

Aajjj!!!! ... ¿cómo es posible que teniendo tanto por cobrar a los chupasangres de las mineras sigamos sin hacerlo? ... qué asco dan estos cuidados con tanta transnacional carroñera!

Qué rabia! pues claramente no es que los dirigentes sean tontos, sino que aquí hay "otras" cosas comprometidas de las que nunca nos enteraremos ... o que, por lo menos, nunca saldrán en los noticieros de las 21:00 hrs.

Tomas Bradanovic dijo...

Lo del royalty no es tan sencillo como parece, suponiendo que sea cuestión de hacer una ley e imponerlo, es cierto lo que dice Curves: las empresas ya establecidas no se van a ir, pero se pondrán a buscar lugares más competitivos para proyectos nuevos, está lleno, es una ilusión pensar que somos los únicos que tenemos cobre y muchos países ya se han dado cuenta que el negocio no está en cobrar impuestos sino que se haga inversión fuerte en el país, esa es plata que llega directa a la gente igual que los puestos de trabajo.

El rendimiento de un royalty por otra parte es bien bajo, los cálculos más optimistas dan 500 millones de US$ por año, el gobierno podría acumular mucho más incentivando nuevas inversiones -que pueden transformar las economías locales- que cobrando un poco de plata adicional en impuesto, es pan para hoy y hambre para mañana. No olvidar que Bolivia por ejemplo tiene una riqueza minera enormemente superior a Chile sin embargo a nadie le interesa invertir allá después de el fiasco de Jindal.

Creo que el royalty tiene más efectos psicológicos/ideológicos que sentido común económico

Nervio dijo...

Secundo lo que dice mi colega mas arriba...

Y la Jacky "intendenta" van rieselberghe ... es bien negra

no es rubia

esop

Clenbuterol dijo...

Felicitaciones a él!