24.7.07

Avalancha comunicacional de Foxley intenta quitarle brillo a La Rojita

Fuertemente cuestionado por su nula defensa de los abusados jugadores chilenos (La Rojita) en Canadá, el ministro de relaciones exteriores Foxley decidió que el 'ataque es la mejor (auto) defensa'.
El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Alejandro Foxley, habla durante una conferencia de prensa en Santiago, 20 de julio del 2007. Chile respondió con furia a lo que calificó como una 'sobrerreacción' de la policía de Toronto que reprimió y retuvo por algunas horas a futbolistas de la selección nacional, tras la derrota del jueves frente a Argentina en semifinales del Mundial Sub 20 en Canadá. Tras el partido, en que Chile perdió por 3-0 y terminó con dos expulsados, varios jugadores increparon al árbitro del encuentro, el alemán Wolfgang Stark, quien debió salir corriendo de la cancha para esquivar los proyectiles que le lanzaron furiosos hinchas, disconformes con su actuación. Foto: Victor Ruiz Caballero/ReutersReuters/Save him!

A la misma hora que La Rojita es recibida en La Moneda por la presi y miles de hinchas ciudadanos, en Bruselas Foxley arremete OPORTUNAMENTE en contra de España por una supuesta "política discriminatoria". Según el canciller, algunos viajantes al aeropuerto Barajas "son rechazados y enviados en el mismo vuelo en el que llegaron, sin haber ningún motivo".

Basicamente, está solo preocupado por "la mala imagen pública" (su obsesión) del Acuerdo de Asociación que Chile tiene con la UE. Foxley señala que tal acuerdo "está funcionando muy bien en todos los planos, y que debería en la fase siguiente tener un acuerdo explícito de libre flujo de personas."

Lo que no dice el querido canciller es que los chilenos no necesitamos visa para viajar a la UE, cuestión que hace que los pasaportes chilenos sean muy apetecidos en el mercado negro y se vendan por miles de dólares. Y que tenemos un TLC con Canadá...que, al parcecer, no fue perjudicado por los abusos policiales canadienses.

Y sería muy interesante saber cuándo comenzó tal "política discriminatoria" (no lo dice), a cuáles personas le ha afectado (¿amigos o hijos de amigos de Foxley quizás?), cómo fueron rechazadas y por qué.

Que ahora le baje todo el cariño por chilenos que viajan (la mayoría turistas) siendo que no lo hizo con chicos menores de edad que representaban a Chile en Canadá solo para resguardar el IMAGEN PAIS, no es más que intentar de salvar su pega ante la opinión pública. Logró al medio día el mismo nivel de difusión en los portales de los medios chilenos que la recepción de La Rojita, quitándole un poco el brillo de los futboleros que, a todas luces, han dado UNA IMAGEN PAIS MUCHO MEJOR QUE EL PROPIO CANCILLER.

4 comentarios:

venus infers dijo...

y a mí no me hicieron drama en barajas. se habrá fumado algo tóxico el señor canciller... o será el cutis bibliotecado de venus, que oportunamente escondió su sangre sudaca.

Montserrat Nicolás dijo...

pensándolo, venus, quizás fueron chilenos blanquitos que mandaron "de vuelta"...


c.

Leonardo Figueroa dijo...

No son pocas las historias de chilenos (y otros latinoamericanos) que son enviados de vuelta a sus países por las autoridades españolas sin mayor explicación.

Creo que el canciller hace bien en preocuparse de eso, más allá de si hizo bien o no su trabajo en torno a lo que pasó con la rojita en Canadá.

Montserrat Nicolás dijo...

Leonardo-

Uno es canciller todo el tiempo y debe actuar con ley pareja en todos los campos de su competencia...

Es decir, no es cuestión si es bueno que se preocupe por un abuso (que hasta ahora tiene muy poca cobertura en la prensa o medios...) o si es malo que no se preocupó por los chicos en Canadá.

El tema pasa por la igualdad ante la protección de un ciudadano en el exterior.

Eso.

Y la cosa es más que mediática. Oportunismo pleno.

Además, el tema se trata a nivel de embajador y pUccio no es ningún bebe de pecho...

¿Dónde están sus declaraciones????

¿Dónde alegó con la encargada de asuntos LAC??

En ninguna parte porque hasta ayer no era tema para MINREL.

Cheers,

Curvas