23.7.07

El conflictivo Andrés Velasco

Dificil es imaginarse un tipo con más enemigos el patio escolar de la política chilena. El Ministro de Hacienda Andrés Velasco ha logrado -desde un comienzo- pelearse con todos. Su afán de figuración y fiel creencia en que es un ser super dotado (aunque su ex diga lo opuesto), lo ha llevado a manejar una maquinaría comunicacional que se va de tropiezo en tropiezo...

Es un personaje curioso.

De vez en cuando habla en plural (cuestión que no nos molesta...somos pluralistas en esencia), especialmente cuando atacan su gestión. Ahí, aparece la figura del "gobierno". Otras veces habla en singular...cuando da una entrevista (¿cómo no recordar la portada de Cosas sujetando a su criatura y una declaración de 'Le doy papa antes de ir al Ministerio' justo cuando la DC en pleno quería que se fuera porque no pensaba aumentar el gasto social?) o, cuando quiere lucirse.

Sin embargo, y aunque aparezca raro, su pensamiento es el que más molesta.

En 2002, en un artículo llamado 'La teoría de la dependencia' queda bastante claro quién es Andrés Velasco.
De entrada, describe una escena en la Universidad en la cual jóvenes ("anti Reagan") ansiosamente esperaban que apareciera Cardoso para dar un discurso. Especula Velasco, que los lesos de Yale "quedaron sorprendidos" por el "impecable traje azul" que usaba el futuro presidente de Brasil. Un claro insulto a los estudiantes. Igual, es el pretexto para desarrollar lo siguiente:

Según Velasco, la Teoría de la Dependencia fue una "religión" que formó "la cosmología de líderes que iba desde Allende hasta los sandinistas". E igual "cómo pasaría con otras teorías extranjeras semi digestionadas (...) fue abrazada con fervor evangélico" por los campus académicos del Norte. Velasco tiene la bondad de separar la Teoría misma entre el "gusto" radical" ("cocinada por Gunder Frank y Amir Samin") y, "una versión más suave de Cardoso y Faletto [que era] más útil".

La economía global se veía como una amenaza por los "radicales" porque ellos pensaban que "el precio de las materias primas tiende a caer relativamente con el precio de la manufactura. Si un país está atascado produciendo cobre (...) entonces, el poder de compra de sus exportaciones caerán, y así, su posibilidad de importar, invertir y crecer. Los productores de materias primas serían relativamente más pobres con el paso del tiempo".

Un "punto de vista que formó el pensamiento desarrollista por más de medio siglo y terminó siendo equivocado" según Velasco.

Y muy suelto de cuerpo agrega: "qué si la teoría tenía sus fallas, así también las políticas que engendró". Rechazar la "economía global" tenía sentido antes de la segunda guerra mundial pero "la protección no tenía sentido mientras expandía el comercio mundial (...) y solo llevaba a la ineficiencia y ahogaba el progreso tecnológico". Con el tiempo además, "sus defensores reconocieron que la política no era la panacea que afirmaban".

Recalca que es conocida el "curso que siguió Latinoamérica, drásticamente liberalizando el comercio y abriéndose al mundo. Algunos sectores (como las maquiladoras de México y el vino y la fruta chilenos) prosperaron repetinamente; otros quedaron atrás. Por cada milargo de crecimiento como el de Chile, han habído dos desastres de crecimiento. La integración tampoco es una panacea -ninguna política lo es".

Aún así, "los gobiernos perseveraron con la integracion", con políticas que no "nacen simplemente de una convicción" sino "por una demanda popular".

"Ningún político latinoamericano quiere negarle a sus constituyentes los productos importados a los que ya se han acostumbrado, o el muy mejorado servicio de telefonía aportado por compañias privatizadas".

Finalmente, termina diciendo que "el fervor -esta vez en contra de la globalización- proviene desde el Norte. Muy poco ha cambiado desde los principios de los ochenta".
Ahora que quedan pocas empresas públicas por "privatizar" para "mejorar" la "demanda popular", no cabe la menor duda de dónde viene el impulso de Velasco para defender Arellano y su gestión en CODELCO.

Es que son de la misma estirpe.

Los llamadas 'díscolos' amenazan con una "acusación constitucional" en contra de Velasco por el simple hecho que -con su lengua suelta- entrampó la posibilidad de una solución positiva para todos al meterse en algo que no le correspondía ya que el mismo gobierno figuraba 'hands off'.

La intención díscola es 'blindar' a la presidenta de su propio ministro que -factiblemente- se tomó el gobierno económico al no responder las expresas órdenes de Bachelet. Tanto así, que tuvo que mandar al ministro del Interior (el otro Velasco) para que zanjara el problema con los trabajadores 'subcontratistas'. Además, se agrega que la ministra de Minería, la periodista Poniachik (puesta por el mismo Velasco y afirmada por Foxley) ha estado un tanto "ausente" en el tema.

Mientras operaba la típica (y ya tradicional) táctica 'divide y venceras' (la oferta de CODELCO a una parte de los trabajdores) que siempres es anti sindical, Velasco se pasó de hablar de "el gobierno no quiere que el mercado crea que estamos interveniendo"(?!) a (¿surprise?) un "como miembro de un directorio cumplo con mi labor".

También se dió el lujo de decir:"Yo no opino sobre situaciones hipotéticas" lo cual es, lejos, una mentira conflictiva.

Basicamente puede hacer daño porque PUEDE. Porque nadie le dice que basta con su "ineficiencia" y que su gestión "ahoga" a los "constituyentes".

UPDATE: Ah no, ahora se las da de historiador: "Son muy pocas veces en la historia de Chile en que en un año el desempleo ha caído 2,7 puntos en el gran Santiago".

Grande Andrés! ¿Qué haría Chile sin ti?

3 comentarios:

venus infers dijo...

y para rematar en foreign policy??? lo de complejo luis catorce lo tenía más que claro, pero eso de andar publicando en el librito rojo de mao... eso está de turkmenbashi, digámoslo claro. o... quién era ese ilustre cerebro detrás de "política, politiquería, demagogia"?

pero qué espanto, lo único que faltaba en la gordi administration. ah, no. en cuanto me despierte de mi sopor pildorado voy a tener que leer el artículo completo...

but c., darling, cuéntame-- quién gobierna en el desgobierno de la desconcertación?

-v.

Montserrat Nicolás dijo...

el desgobernado...

Juan Emar dijo...

Insisto, curvas, ¿quién lo saca?

saludos