21.8.06

Las Curvas somos dueñas de nuestras curvas para hacer lo que queramos con ellas...

Después de haber consultado el bar del Liguria Quico del Golf, las Curvas y su preferido tambaleabamos por las calles oscuras del barrio. Ahí, reclamando que todo estaba muerto, que no había ni un alma en la calle, que era demasiadamente temprano, que qué pasó con la vida nocturna de Santiago, que ya no hay bohemia, que no era así en nuestros tiempos (2004, ehem...), que pasa con esa manía de andar siempre en auto, que mucho más rico caminar a la casa y analizando cosas profundas que solo se hacen a posteriori de una parranda, de repente, de la nada, aparecen tres chicas con tacos más altos que las mismas Curvas. "Hola, guapa" nos dicen con un vozarón. A las Curvas nos gusta que nos echen piropos. Especialmente si viene de damas con gusto respetables y sin mucho miedo a eso de vagar por las calles. Paramos y conversamos brevemente. Nos despedimos con un "gracias, nos sentimos mucho más seguras con ustedes resguardando la virgindad del barrio". Sacamos risas que retumbaban en los ventanales sin luz.

El derecho sobre su cuerpo debería ser una cuestión obvia en un país 'moderrrrno' como lo es Chile. De vestirlo, remozarlo, cortarlo, operarlo, usarlo, etc, etc, sin que medio mundo se meta. Las chicas y chicos que trabajan en la calle (y en su deptos o piezas arrendadas por hora) deberían, como cualquier trabajador ser respetados y protegidos (estamos hablando de un país utópico). Cuando los dos mundos existentes en Chile -el rico y el pobre- se mezclan por la fuerza comercial e intercambio de productos, y si sale a la luz pública, eso del capitalismo (dejar que la demanda y oferta fluya) parece exaltar los ánimos de unos pocos que no quieren VER lo que realmente existe en su calle. Por algo pagan lo que pagan por su deptos. La pobreza lejos, please. No es Este Chile. Déjenlo en el Otro.

El toque de queda abarca casi cinco cuadras. Solo los vehículos con pase podrán circular después de una hora fijada lo que significa que ese espacio se convierte en condominio resguardado.

Lo que las Curvas no entiende -además de que solo 57% votaron a favor, que las chicas le daban ese color y calor casi pintoresco al barrio ya que son harto más simpáticas que el resto de los habitantes "verdaderos" y que es una tomadura de pelo eso de hacer un plebescito por algo que solo compete a unas cuantas cuadras en la muni- es que cruzando la calle hay otra vereda. Sin restricciones.

Todo esto -que es tragicómico pero guarda una realidad terrible- solo impulsa a pensar que eso de CONSULTAS CIUDADANAS no es algo tan horrible. Que fijense que se puden hacer...

LLAMA A CONSULTA CIUDADANA SOBRE EL SISTEMA BINOMINAL E INCLUYE LOS VOTOS EN EL EXTERIOR, MICHE!!!!!!!!!!!!!

ES AHORA O NUNCA!


Las chicas de la calle se lo agredecerán. Y las Curvas también.

2 comentarios:

bitacoreta.org dijo...

Curvas, eres maravillosa, única. Gracias! Besos, tu perrohuacho.

Montserrat Nicolas dijo...

Merci.