17.5.09

Cura de Catapilco

Mientras pensabamos cómo manejar la neurosis interna, escuchamos a los funcionarios públicos dar una tremenda lata sobre el 'impasse Marco'. Diferentes excusas con dudables argumentos de fondo, confluían en un cacareo colectivo. Ante nuestra cara de asombro (boca abierta y ojos bien anchos), finalmente se redujo la audiencia al sentenciar: "es que si sigue y no se baja, será un cura de Catapilco cualquiera".

Somos tolerantes pero no aguantamos la ignorancia, y por ende, nos bajó la rabia misma. Es que no puede ser que se trate la historia de Chile como si acaso fuera la última portada de LUN (pasquín de cuchuflí mediático).

El funcionario público (quien antes se desglosaba hablando de la 'revolución de la sociedad civil') nos miró firmemente en los ojos y preguntó si acaso sabíamos quién era el famoso cura.

Y si. Sabemos perfectamente bien quién fue aunque no sus pormenores domésticos que poco nos importan.

El mito cuenta que el mentado cura Antonio Zamorano Herrera -que no era tanto cura como parlamentario tirado para la derecha- en las elecciones presidenciales chilenas de 1958, sacó justo la cantidad de votos que necesitaba Salvador Allende para ser electo presidente.

La realidad es otra.

Si bien el cura corría como independiente, de alguna forma estaba sosterradamente apoyado por el partido Conservador y el partido Liberal que -a su vez y tras un dramón digno de cualquier teleserie- tenían a Jorge Alessandri, quien finalmente ganó la elección presidencial con solo 31.2% (389.909 votos).

El cura sacó 3.3% (41.244 votos) lo cual era la diferencia entre Alessandri y Allende.

Sin embargo, también estaba Frei Montalva (padre del actual candidato Frei y ex presidente) que congregó un 20.5% de los votos (255.769) y el radical Luis Bossay con 15.4% (192.077).

Frei estaba fuera de si buscando el apoyo de los partidos de derecha que casi le dan su beneplácito.

O sea, si sumamos los votos de Alessandri y Frei (votos que dificilmente serían puestos en manos de la candidatura de Allende), la diferencia con Allende y Bossay es de 100.000 votos...

Es decir, repetir tonteras es el colmo.

Y se le agregamos el hecho que fue la primera elección presidencial con cedula de identificación única (se supone un momento con menos cohecho), que el Partido Comunista estaba en situación 'normalizada', que los analfabetos no podían votar y que casi 250.000 ciudadanos se abstuvieron en las urnas, de elegir uno u otro candidato, la verdad es otra.

El mito del cura de Catapilco es nada más que un mito que vuelve a ser relevante porque ya no se enseña la Historia de Chile en los colegios. Y es tremendamente oportuno para meter un catapilco en la boca del oficialismo. Viene a ilustrar que nadie sabe sumar en Chile.


Datos extraídos de Camino a La Moneda. Las elecciones presidenciales en la historia de Chile. 1920-2000, Centro de Estudios Bicentenario, 2005.

23 comentarios:

Tomás de Rementeria dijo...

Me gusto el post en parte, yo fui uno de los que te dijo lo del catapilco sobre el candidato Marco Enriquez Ominami, si bien todos sabemos que el tema de Allende fueron varios factores que desencadenaron que no fuera elegido. Como por ejemplo que el Partido Liberal no hubiera llevado candidato para haberle restado votos a Alessandri, la politica del terror que se aplico sobre Allende, y otros, entonces obviamente el Cura Zamorano no fue primante, pero tambien algo afecto sumando votos populares que a la larga si no hubiera estado habrian ido a Allende. Si bien la situación no tiene nada que ver porque incluso el sistema de elección de dos vueltas hace que Enriquez a la larga no podria ser como el Catapilco, pero en la nomenclatura politica chilena se ha introducido ese concepto como algo que obstaculiza y hace mas dificil una elección y en lo personal creo que Enriquez le hace un favor a la Derecha, espero que me equivoque.

Hugo dijo...

Bravo!!

venus (en el pudridero) dijo...

Qué más claro puede ser -- así funciona el mito del número transferible.

¡Y lo mejor es que es un número que ni siquiera existe!

--v.

Tomas Bradanovic dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Montserrat Nicolás dijo...

tomas:
darling, aunque no lo crea no nos referimos a usted :)

hugo:
:)

venus:
todo es en abstracto

tb:
no suprimas los comments. nos gustan aunque tenga prob de tipeos...

bestssss

MODIGLIANI dijo...

Tengo confianza en los políticos jóvenes que espero ocupen los lugares que los hombres de los 60 mantienen a pesar de haber agotado su creatividad . Dejemos entrar aire puro y fresco que haga vibrar a la juventud y les inspire ideales potentes como los que tuvieron los jovenes de los 60 y 70. ( No pidamos menos de lo imposible ).
Que tomen nota los jefes de la Concertación ..... MARCO ENRIQUEZ OMINAMI no es una anecdota , es la primera piedra de los nuevos tiempos que se vienen .

Tomas Bradanovic dijo...

Ah es que pensé que había guateado con el nombre, como mi tocayo colocó que lo había comentado el... lo borré para proteger a los inocentes!

Tomas Bradanovic dijo...

A todo esto sospecho que curves votaría por Enriquez Ominami por similares razones a las que yo votaría -a ojos cerrados- por Pamela Jiles.

A ojos abiertos mejor, para puro ver esa entrada en cutis a la moneda (promesa de campaña).

Montserrat Nicolás dijo...

tb:
somos unos tipos superficiales. no hay caso. salud!

maldonado dijo...

"No hay peor tara que creerse importante, aunque se lo sea"

Raúl Espinoza
(lustrabotas)

venus (en el pudridero) dijo...

DALE MARCOOOO!

POR FIN!!v.

Juan Cuevas dijo...

Yo me siento medio esquizofrénico. Simplemente no sé qué pensar. Primero aparece el mago de la lámpara y ¡zas! se hace visible un candidato de la nada. Casi lloro de emoción. Luego el candidato empieza a hablar y no sé si está hablando en serio o se está cagando de la risa de todos nosotros, pero me resisto a dejar de creer en él, a pesar de que ya conozco a ese mago obeso y también sé que al acercarme y tratar de tocar su cración mi mano quizás lo atraviese y se escuche una gran risotada. Pero quiero creer.

Montserrat: ¿no has pensado que al besar al príncipe se convierta en un vulgar batracio? ¡Croac! O algo peor, que tú te conviertas en...

sonita dijo...

!!







!!Cuevitas!! !!que vamos ha hacer!!
!!estamos navegando en un mar de mier.......!!

Juan Cuevas dijo...

Sonita: te diré qué es lo que NO podemos hacer.

No podemos pedirle ayuda a Dios, porque cuando "Él" separó las aguas de arriba de las de abajo, dejó la mierda abajo. Luego quiso eliminarla con un diluvio y -que sepamos- no le resultó. Luego mandó a Su Hijo y, bueno, ya conocemos la historia.

No podemos apoyarnos en las ideologías, ya que èstas navegan en barcas con botes salvavidas donde sólo cabe "la mejor mitad". El resto chapoteamos en el lodo y algunos tenemos un islote donde al menos respirar algo de felicidad.

No podemos acudir a la historia porque dicen que se terminó.

Como canta Alejandro Filio: ¿Habrá que creer en algo o en alguien tal vez?

Yo vocifero: ¡No creo en nadie!

El problema es que quiero creer, y no quiero dejar de creer.

maldonado dijo...

Don Juan:

Sus tribulaciones me han llamado poderosamente la atención. Es un sincero lamento que observo cada vez que voy al mall o a la feria. "No quiero creer", dice el padre ante una vitrina con aparatos electrónicos. Pero luego, revisando su billetera, se corrige: "Quiero creer", es más; mirando la tarjeta de crédito, insiste; "No quiero dejar de creer". La solución a este dilema es muy fácil. Permítame. Las compras no tienen nada que ver con teología, quizás con idolatría, claro, fetichismo. Y lo mismo las elecciones. Cálmese, Marcos EO no vino a salvar al mundo ni a usted, porque no tiene por qué hacerlo. No le pida eso al niño, que ya bastante tiene con aparentarlo. Disfrute de su "libertad".

Andrea Carolina dijo...

quridas curvas:

marcos es la sal de estas elecciones , en un pais en que el acto eleccionario es FOME.. sin gracia con candidatos cuyas propuestas no son atractivas y que no calientan a nadie..marcos agrega la cuota de novedad..no digo que votare por marcos ( me parece medio extraño eso de privatizar parte de codelco...no quiero que me metan una puntita) pero tampoco me parece decente eso de andar asustando...con la historioa de Catapilco( zona muy hermosa de la quinta region) ---
estas en chile... deberias hacer una junta con tus fieles lectores..jijijij

Juan Cuevas dijo...

Oiga, maldonado, ¿de donde sacó que yo hablo de Teología? Yo hablé de creer.

(Esto se está pareciendo a una conversación en un patio de un psiquiátrico cualquiera).

maldonado dijo...

Don Juan:

No me había percatado de que yo hablaba de Teología. Muchas Gracias.

(Se refiere a un patio de comidas, supongo)

Juan Cuevas dijo...

maldonado: ¿me pasai la mostaza?

pamela jiles presidenta dijo...

Gracias Tomás, tus palabras me estimulan.... ¡y cómo!
Estoy haciendo abdominales para estar en forma cuando ingrese con los pobres a La Moneda.
Me tinca que la Monse va a votar por mi en el último minuto porque soy la unica mujer en la contienda y su marquito va a mostrar la hilacha derechista cada día más.
¡¡¡QUE FOMES Y FEOS SON LOS CANDIDATOS!!!
Monse, mete las imágenes de mi depilación de ayer frente a La Moneda ¿ya?

maldonado dijo...

Don Juan:

No creo en la mostaza; creo en el ketchup.

Montserrat Nicolás dijo...

nos perdimos...

cuec

Tomas Bradanovic dijo...

Srta candidata Jiles, cuente con mi voto, aunque mi fortuna ya está comprometida. Mis saludos para su brillante asesora Srta. Paola Brandon a quien tuve el gusto de conocer en el Rapa-Nui de Arica, por parte baja se merece un ministerio.

A propósito de la apariencia de los candidatos Enriquez Ominami se parece a Pepe Antártico, usa un copete igualito y tiene los ojos de mayoneso ¡fuera! ¡la belleza al poder!