19.9.08

El dueño del oro & el arzobispo

¿Perdón? ¿Ha sido tan terrible el diseño del Transantiago que ahora estamos ad portas (literalmente) de una época colonial en Chile? El Carrera (unos de los padres de la patria), no era ni tonto ni perezoso por lo cual -para mantener el look de que la Independencia no era tan revolucionaria para preocuparse taaaaaaaaaaanto en Madrid- enlistó a la Iglesia Católica para que hicieran el primer Te Deum, en 1811.

Nosotras siempre -y porque lo dice la Constitución- encontramos rarito esto de rezar tanto antes y durante un consumo tremendo de bebidas alcólicas. Claro, en 1811 se celebraba el primer 18 lo cual debe haber significado que recién se estaba aprendiendo eso de bailar cueca en la televisión, ir a ramadas auspiciadas por Coca-Cola y Telefónica, y matarse en las carreteras.

Igual, no deja de ser que puede ayudar una manito con el poder del más allá...

O sea, ahora, tal como en esos tiempos, y obviando la Constitución, Chile oficial pone cara de santo y parte a la Catedral para escuchar lejos el discurso más fomeque del año.

2008 no podía ser diferente.

El siempre mal ponderado arzobispo de Santiago, Errázuriz habló -cómo de costumbre- de cuanta cosa se le pasó por la cabeza. Y al ser un hombre de fé, solo le interesa dar su opinión humilde sobre LA POLITICA INTERNA y en especial (una obsesión del señor), dar su calificación anual del gobierno.

Habló de algo tan celestial como lo es el tema de Transantiago. Y siendo un especialista en eso de transporte masivo (tiene cara de usar por lo menos dos choferes), promulgó que:
"Con dolor hemos esperado medios de transporte...que trasladen a nuestros trabajadores con la mayor rapidez a sus lugares de trabajos y hogares, ahorrándoles el agobio que le hace tan difícil el diálogo comprensivo y alentador con sus hijos".
Los angelitos en el cielo lloraban por el mal diseño y la mala implementación. Pero si a algún creyente le quedaba alguna duda hacia dónde apuntaba los dardos ecclesiáticos, el cardenal recalcó:
"Queremos que los servidores públicos entiendan, colaboren entre sí, no usen los hechos del pasado como armas política en el hoy, eviten las descalificaciones personales y busquen el bien de Chile y no en primer lugar el bien de su grupo político o de sí mismo."
Amen.

Pero volvamos a la relación entre la Iglesia y el oro de Chile.

El que ya está llegando a niveles de autoreferencia insospechada, el ministro de Hacienda Andrés Velasco (¿sigue como Ministro? ¿no le dijimos que se fuera por regalar nuestras lucas al mejor postor????), y lo decimos porque somos autoreferentes al cubo, no lo pensó dos veces e intentó que todo el Te Deum fuera sobre su persona. Of course.

El cardenal le habló directamente a él (por así decirlo).

Velasco estila hablar sobre el resultado de su ineptitud en forma plural (cuando hace algo bien, es en forma singular):
Las Curvas no estamos de lo más mínimo orgullosas de que le sigan pagando ese sueldo. Y que sepamos, no hemos manejado ninguna finanza...

Anyways, Velasco quien cree que será canonizado en pocas semanas, dijo que las afirmaciones del prelado era:
"una alabanza al logro que como país hemos alcanzando, hace ya décadas [nota: NOT HIS FAULT!] que venimos construyendo instituciones fiscales presupuestarias y manejando las finanzas públicas de modo muy prudente, muy responsable, es un logro de todos, que se nota más que nunca hoy cuando la economía mundial está muy turbulenta y estas fortalezas que como país construimos nos protegen de lo que está pasando en el resto del mundo".
Nos queda claro que Dios lo ama y es el hijo elegido.

Pero Velasco además, se las dió de filósofo. Agregó que:
"Creo que todos los chilenos y chilenas, especialmente los que vivimos en la Región Metropolitana sabemos que este es un desafío, que el sistema debe mejorar y para eso estamos trabajando sin descanso".
A veeeeeeeeeeeeeeeeeeeeer. Velasco vive en el Parque Forestal (soñando que está en Paris) y tiene un chofer.

Bueno, lo positivo de éste Te Deum es que apareció otro personaje que es más barroco que un cardenal hablándole a un gobierno cívico. Un ministro de Hacienda así, hubiese querido los reyes de España...

Oh, wait.
Cuando Cristobal Colón se encamina hacia Francia a fin de ofrecer sus servicios al monarca de esa nación, entonces, dos frailes franciscanos del convento de la Rábida, Juan Pérez y Antonio Marchena, se lo impiden y ofrecen su ayuda presentando el proyecto a la reina Isabel. Hubo muchas dificultades debido a que las arcas del reino estaban casi vacías, por la guerra contra los moros. Fue necesario aceptar el préstamo que ofrecía a los Reyes, el gran tesoro de la corona de Castilla, Luis de Santángel, el cual contribuyó con un poco más de la mitad de la suma necesaria para realizar y llevar a cabo tan grandiosa empresa. Colón, por su parte, aportó la octava parte faltante, dinero que solicitó y le fue prestado por unos cuantos y verdaderos amigos. Ahora ya tenía lo que deseaba, pero habría que acordar y firmar algunos puntos.
¿Habrá otro prestamo? ¿La iglesia y el BID?

9 comentarios:

Tomas Bradanovic dijo...

Creo que la intromisión de los curas en política siempre ha sido hipócrita y nefasta, es como cuando pontifican acerca del sexo y el matrimonio. ¿Se han fijado que hay curas para cada partido? los Opus para la UDI, Legionarios y Shoenstatt para RN, jesuítas para la DC y el PS, teólogos de la liberación para los restos de la verdadera izquierda, ¡le tenemos de todo oiga mire! cada político tiene su cura.

Sobre rezar antes de tomar vino es lo más natural. Una de las cosas más simpáticas del cristianismo es que Jesucristo santificó el vino en la última cena y uno de sus pocos milagros conocidos fue multiplicar el copete en una boda, el cristianismo es una religión MUY guachaca, dudo que exista otro libro sagrado donde se hable tanto del copete como en la biblia. Si hay algo que me causa repulsión son las religiones abstemias.

Chile Liberal dijo...

Sólo dos palabras sobre tu post:

¡Bra-vo!

Kaluleomorir dijo...

Lo de los curas no tiene nada de raro, pues desde los tiempos de la colonia los curas van al campo, se juntan con los trabajadores a quienes les hacen notar que para la iglesia es mas fácil pasar un camello por el ojo de un alfiler a que un rico entre al reino de los cielos. Luego de la arenga y con toda tranquilidad, pues se va a la casa patronal a brindar con los patrones......y al final de día, lo del tedeum is the same, isn't it?

David Andrés Díaz dijo...

Esto de que la iglesia no se meta en temas de politica se dejo bien clarito a partir de la constitucion del 33. Pero claro, esta elite que clama por justicia social representa mas que un puñado de intereses tipo "nunca quedas mal con nadie".

El Cardenal con sus ostentosas vestimentas, su auto personal y su sueldo que sebe ser donado por dios hablando de los pobres y de un sistema que debe ser justo para todos. Ja!

Bueno, como siempre el gobierno hará caso omiso a estos "llamados" a arreglar el transporte.

Lorena dijo...

Solo pasaba a saludar, y me doy cuenta q cada vez q me meto a este blog me gusta mas...especialmente el estilo narrativo, GENIAL!
me declaro fan de las curvas, ademas por hacer ameno hasta comentar sobre el tedeum!

Montserrat Nicolás dijo...

TB:
no hablamos de los curas y su relación con diferentes espectros políticos...hablamos de que un estado que se dice laico aguante y hasta se meta en su casa...

mr Liberal & Lorena:
gracias!!!


mr. kalule:
esasto. same.

mr diaz:
esperamos que por lo menos la micros no sean tema de una doctrina religiosa aunque claro, no hay un burro involucrado en la caminata de Jesús?

saludines to all

Tomas Bradanovic dijo...

De acuerdo pero ¿qué podría hacer el estado laico con la intromisión de los curas? ¿decirles que no se metan en lo que no les importa? tendrían que partir por eliminar los tedeum (lo que no sería mala idea), aunque dudo que algún gobierno se atreva, con las supersticiones no se juega, puede caerles la mala suerte.

Es cosa de mirar la historia nomás, las iglesias duran mucho más que los sistemas de gobierno, por eso les permiten sus arrancadas de tarros yo creo

Montserrat Nicolás dijo...

TB: nos pillastes...qué hacer con una iglesia que dicta hasta lo q se puede hacer en la cama????

saludines

Tomas Bradanovic dijo...

Dejarlos que hablen y no hacerles caso supongo. Creo que eso ha debilitado el poder de los curas mucho más que las peleas anticrericales, y los monseñores lo tienen clarito