2.9.08

Diputado Hales y sapo perdido

LA DESAPARICION DEL SAPO

Cuando Ud. ve, en un paradero, 3 buses pegados de una misma línea, quiere decir dos cosas: la primera es que el cuarto bus va llegar una hora después porque falló el control de ese recorrido. Y segundo: que los empresarios privados del AFT no cumplieron con su contrato de orientar el movimiento de los buses.

Como Transantiago iba a tener menos buses y la racionalidad de empresarizar en pocas manos, lo que tenían 3.000 propietarios, prometía el fin de las hileras de micros pegadas, la distribución ordenada de los tiempos y el fin de los “tacos”, se transformó el sistema de control de la flota y de los dineros en una de las adoradas grandes promesas de Transantiago.

El mago del control de la flota se bautizó como el AFT. No resultó y su promesa ha sido otro de los grandes fracasos de la empresa privada.

La profecía empresarial era que solo en manos de privados podría funcionar bien una cosa tan difícil. Así confiaba el gobierno.

Y así me lo fundamentó con pasión Andrés Navarro subcontratista y socio del AFT con su empresa SONDA .”Tengo los 1.500 mejores ingenieros de Chile” me dijo el exitoso brillante y prestigiado ingeniero .Pero el gobierno insiste en que SONDA fracasó

En Febrero del 2007, interrumpí mis vacaciones para fiscalizar en terreno la partida de Transantiago, y ante el descontrol de la flota le pedí al Ministro del Interior la intervención del AFT y el contrato de SONDA. Andrés Navarro reaccionó y me buscó por celular a la playa .

Me dijo, “Confíen en mi…hemos tenido un problemita pero te aseguro que esto va funcionar…” y agregó:”Yo pongo la cara y las lucas”. Esa verdad fue a medias: puso la cara pero no las lucas. Las están poniendo los chilenos por medio del Estado.

Ha pasado un año y medio con brillantes empresas privadas que no funcionan.

No debemos financiar un fracaso, por eso hemos propuesto que el Estado tiene que expropiar el AFT. Nada personal. Con el mismo cariño de siempre por nuestro empresariado nacional. Pero si el Estado va a financiar el sistema en tan alto porcentaje, si el Estado pasa a ser socio financista de Transantiago, entonces que el Estado mande al menos una parte de este sistema.
Podríamos así asegurar una mejora importante del servicio a los pasajeros. Sería una parte de las mejoras necesarias porque lo principal son los recorridos mal hechos, los transbordos absurdos, las zonas descubiertas que podrían atender “liebres” o buses chicos dentro de las zonas alimentadoras.

Pasar al Estado el AFT responsabilizaría al gobierno asegurando una parte central de la calidad del transporte.

Así se arreglaría la frecuencia, se sabría cuando va llegar el bus siguiente, evitaríamos buses pegados en un mismo lugar, controlaríamos a los empresarios los “fuera de servicio” , habría quien ordene aumentar o disminuir la velocidad para cubrir la demanda. Todo lo que antes hacía el sacrificado “sapo” que arriesgaba su vida entre los micros haciendo señales de sordo mudo a los choferes.

Si el gobierno cumple la mano dura con que amenazó el ministro, y estatiza el AFT, podríamos tener en sus manos la responsabilidad de resolver muchos de los dramas que sufre la gente por la que estamos luchando. Por eso es que pusimos condiciones al gobierno para aprobar las platas.

Con el AFT estatizado se comenzaría a ver los frutos de la tecnología prometida con la que tanto nos ilusionaron los alabarderos de Transantiago. Aquellos que tanto ridiculizaron al sapo y que terminaron sin ser capaces ni siquiera de imitarlo.

por Patricio Hales Dib

8 comentarios:

Infozeus dijo...

Yo no sé en qué mundo vive el diputado Hales, si los encargados del diseño del Transantiago fueron personas del gobierno, no de los privados... las entidades que conforman el AFT y Sonda ganaron la licitación de un sistema que ya estaba armado desde antes, así que no sacan nada con echarle la culpa al empedrado. En este tema hay culpas compartidas, pero la responsabilidad final es de quien diseñó e implementó el plan.

Pablo Lara Saintard dijo...

Estoy parcialmente de acuerdo con el diputado Hales y con infozeus. Convengamos en que hay una gran responsabilidad en quiénes diseñaron e implementaron el Transantiago y eso nadie lo pone en duda.
Pero esos privados que "sólo" se adjudicaron las licitaciones, no han dado el ancho. No han sido capaces nunca de cumplir con aquello que dijeron que harían. O sea, si el diseño hubiese sido bueno y la implementación adecuada, igual no pasarían los buses a la hora ni en la cantidad adecuada.
Y eso de la responsabilidad final es harto subjetiva.

Saludos.

Montserrat Nicolás dijo...

mr. zeus:
he aqui la papa. parece que fueron los "privados" q armaron el lio para ganarse algunas lucas (lea entrelineas) y debemos recordar q hales es diputado.

lo chori de esto es q hay papa. hay sapo enjaulado.


mr. lara:
la responsabilidad por definición jamás es una cosa de subjetividad.

saludines y veremos que dice el buen hales...

Pablo Lara Saintard dijo...

Responsabilidad "FINAL"

Montserrat Nicolás dijo...

mr. lara:
esasto.
queremos puro ver esos contratos originales, los memos de las primeras conversas de la gran idea...

anyone?

bests-

Tomas Bradanovic dijo...

Me imagino que la responsabilidad de cualquier privado es ganar las más lucas que pueda sin que lo metan en la jaula, o si somos más finos, sin que cometa delitos (pensándolo bien es más o menos lo mismo, los delitos sentenciados son los que cuentan en la práctica)

La responsabilidad del estado es cuidar la plata que esforzadamente le aporto (entre otros) cada vez que pago el impuesto al alcohol, el único que hasta el momento no he podido burlar.

Los privados me imagino que solo tienen responsabilidades penales, no políticas, así es que mientras no los metan presos ni les pasen multa, si se embucharon muchos millones bien por ellos, mal por los idiotas que hicieron los contratos. ¿Que se queden los idiotas a cargo de todo? Dios nos libre. Entre un tonto y un sinverguenza siempre prefiero al último, que por lo menos podría rehabilitarse, el otro problema es que los políticos suelen ser tontos Y sinverguenzas

Anónimo dijo...

Tomas:

Más que mal por los idiotas que hicieron los contratos... mal por los idiotas que tenemos que hacer uso del sistema.

Te aseguro que esos "idiotas" al final del día, cuando ya se han cansado en sus oficinas de elaborar sus idioteces diarias, toman su auto y su único y, por lo demás, eventual dilema con el transantiago es que se le pueda cruzar algún "operador" distraído en su camino. Por que, para que vamos a andar con cosas, en el peor de los casos, si es mucho el follón que se arma, se suben a la sillita musical de la teta del gobierno y terminan siendo jefe de algun otro desdichado departamento público. Bendito -para ellos- este titulo de "Docta Ignorantia" que ostentan, este "experto en lo que venga" que les permite, cual matasanos, desenvolverse sin rubor alguno en las más amplias materias relacionadas con la salud, educación, transporte, construcciones, derecho y tan diversas artes como la imaginación humana conciba...Tomas: mal por nosotros que tenemos un estado secuestrado por idiotas.

Pero qué más le vamos a pedir a Hales, si al final...como dice el Carreño de los honorables: no se puede andar vendiendo a los camaradas, uno no puede andar siendo vaca por la vida... menos cuando se encuentra ocupado en la ardua labor de mantener secuestrada la teta colindante.

keno

Tomas Bradanovic dijo...

Exacto, lo malo es que -sospecho- la cosa no mejorará en un eventual cambio de gobierno. Eso es lo peor yo creo, que los políticos idiotas y sinverguenzas cruzan todo el espectro. No soy optimista de un gobierno de la seudo derecha aunque por lo menos me alegrará ver a un montón de frescos cesantes, probablemente reemplazados por otra camada de frescos. En fin, dejémosle el beneficio de la duda, difícilmente podrían ser peores.