2.7.06

Mais que nada

A las Curvas nos bajo una rabia. A punta de lágrimas, en un bar lleno de cada nacionalidad que estila Washington, entre franchutes gritones pero ordenados y latinos disfrazados de brazileiros, vimos y perdimos el alma con el partido desastroso de Brasil.

Al lado, una paulista lloraba mientras intentaba de hablar por celular. Otro, con polera del Mundial de 1994, a boca abierta. Los tambores no sonaban y los ingleses -agresivamente frustrados por el partido anterior- lucían una sonrisa leve.

Es que no puede seeeer. Es la semana que -lejos- peor lo hemos pasado.

Todo comenzó con una pantalla amarrete de la organización multilateral en donde trabaja (trabajaba?) las Curvas. Nos quedaban dos (2!) equipos latinos para defender el honor americano. Y bueno, para seguir con la crónica roja, la Argentina (nuestros hermanos transandinos) no lo lograron. Nos consolamos con que -of course- Brasil igual estaría en el final ya que se sabe, ciencia cierta, que los zamberos le ponen pino en cuanto la cosa se pone mas dificil. Como sería que ni apuestas se hicieron.

Se ha dicho hasta el cansancio que eso del Mundial no es tanto sobre el futbol, sino orgullo nacional, y llegando a las semis, orgullo regional.

Cuando Alemania se enfrenta a cualquier equipo, en el estadio que inauguró Hitler, no cabe la menor duda que hay ciertas referencias y reparos en que reaparece la Historia Universal. O cuando Ghana le gana al supuesto imperio del mundo, todos felices (aunque aún ni se enteran por estos lados). Es que el Mundial es democrático.

Ni tanto. Los referees, o arbitros, pueden darle el toque de movida oscura. De dar un penal, o fallar por un fault, que ni las cámara pueden evidenciar. O decir que no estaban off-side. Además, se nota cuando hay equipos bien alimentados desde la niñez o cuando estadios llenos abuchean a los equipos forrenses.

En todo caso, el equipo de Francia no ostenta ni un solo Pierre. Todos, hasta el Zidane, proviene de las antiguas colonias de Francia.

Ahora solo nos queda por aumentar la productividad en la oficina ya que ni porsiaca veremos el resto de los partidos (boykott absoluto), y esperar que Porto gane, lo más parecido a un candidato del ala del subdesarrollismo.

Y como somos megalomaniaticas, qué se lleven la copa los europeos. Si eso le hace que funcione mejor la comunidad tristemente en decadencia y -en una de esas- traten mejor a sus inmigrantes (aunque sabemos que no será así)…Y nos veremos las caras en Africa, en solo 4 años más, tiempo que tomará para pasar la pena.

2 comentarios:

Dr. Strangelove dijo...

Ay, Curvas. A mi me gustó que perdieran los "pentacampeones". Y tambien los argentinos. Muy engreídos los dos equipos y sus respectivos egos. ¿Qué gracia tiene decir que GANO BRASIL o GANO ARGENTINA?

Más interesante el equipo de Ghana. Me gustan más los "underdogs", baby!

Rollo mío, eso sí.

El doc

Montserrat Nicolas dijo...

No Comments.