23.10.08

Operacion Cuneta

Columna publicada en LA NACION y escrita tras el impasse entre la ministra de cultura y la organizacion SCD que sostuvieron una reunión a escondidas. Bueno, en realidad fue el Viera-Gallo que armó la 'movida' y la "transa de la merca".

En medio de la tormenta financiera, el Congreso estadounidense y la Casa Blanca no encontraron nada mejor que proclamar una ley que impulsa una operación cuneta global. Y como se estila, la operación -como tantas otras- rebalsa los límites nacionales. O sea, y aunque suene agotador, debemos nuevamente estar en alerta.

Todos saben que detrás de cada propuesta de ley pulula la presión de los grupos de interés y que detrás de cada movilización de recursos fiscales y política pública existe alguien que da la orden. Claro, a nivel local, porque cada país defiende su venerable soberanía con entusiasmo y, asimismo, a sus lobbistas.


No obstante, la nueva ley The Prioritizing Resources and Organization for Intellectual Property Act of 2007 -más conocida como PRO-IP ACT- otorga suculentos beneficios a las industrias transnacionales de Hollywood, de la moda, las farmacéuticas, las biotech, las discográficas, las tecnológicas y las de semillas, libros y repuestos de autos sólo para nombrar a algunas: mientras usted compraba un libro en la cuneta, se probaba la última moda en su tienda o vitrineaba carteritas luis guatón o -si prefiere- buscaba información sobre la enfermedad de su abuela en internet, ayudaba a su hijo con las tareas en un computador, escuchaba su canción favorita en YouTube, comía una ensalada transgénica y degustaba un bife lleno de hormonas y antibióticos, lentamente se tejía la red para convertirnos a todos en criminales en potencia.

Cuando se usan los términos Big Pharma, Big Oil o Big Tobacco normalmente se refiere a los grupos de lobby más poderosos de Washington, que tienen como modelo presionar al Gobierno y al Congreso para pasar o rechazar diferentes leyes. Estas asociaciones de industrias también hacen campañas que "informan" a la sociedad sobre las bondades de las empresas. Por ejemplo, la industria del espectáculo bajó el liderazgo de MPAA y RIAA, sólo en 2007 y en lo que va de 2008 ha apoyado a los dos partidos políticos en EEUU con 20 millones de dólares. Hace poco se estimó que, de sus ventas, Big Pharma destinaba el doble a promocionar sus productos en comparación con el monto para investigación y desarrollo. En 2006, las ventas de las empresas estadounidenses en Big Pharma superaron los 300 mil millones de dólares. Pero el modelo y el poder de estas asociaciones y alianzas no se limitan a lo meramente nacional.

En 2007, 29 organizaciones y empresas dueñas de "contenidos" en el mundo, fundaron The Copyright Alliance, más conocida en jerga común como Big Copyright. Entre sus integrantes figuran las poderosas asociaciones discográficas, editoriales y de cine, como así también las empresas Microsoft, Viacom y Walt Disney. Ilustrando su papel esencial para la economía de EEUU y según sus cálculos, las industrias ligadas al copyright (derecho sobre las obras) estarían generando once millones de puestos de trabajo. Quizás parezca curioso que se asocien industrias tan diferentes como la casa del Pato Donald y el castillo de WordExcel, pero todas persiguen el mismo objetivo: que sus derechos sean defendidos con todo el poder disponible del aparato estatal de EEUU, tanto nacional como internacionalmente.

Por eso, además de lograr que la ley PRO-IP ACT aumentara drásticamente los castigos civiles y criminales relacionados con violaciones de las marcas registradas y copyright, big copyright exige que la protección de sus intereses comerciales sea una prioridad en los acuerdos internacionales de EEUU. Este dato es significativo. La Casa Blanca señaló que la relación entre la seguridad nacional y la nueva ley PRO-IP ACT fue un tema decisivo para que el Presidente George W. Bush firmara la ley, porque "las redes de los terroristas usan las ventas de productos pirateados para financiar sus operaciones".

La ley PRO-IP ACT crea una nueva oficina ejecutiva en la Casa Blanca encargada de coordinar todos los temas que involucran la propiedad intelectual de EEUU y la aplicación de la ley. Además de un plan estratégico, el nuevo zar del copyright -nominado por el Senado y que se reportará directamente a la Presidencia- tiene la autorización para enviar funcionarios a otros países para que asistan en allanamientos y en la persecución de criminales del pirateo.

Aunque big copyright no consiguió que el Departamento de Justicia de EEUU pusiera a sus abogados a disposición para que inicien juicios a los piratas del ciber y así abaratar sus costos legales, el Departamento tendrá una nueva división exclusivamente dedicada a monitorear la protección de la propiedad intelectual. Con todo, la ley es sólo otro paso más en la expansión de la lógica planetaria de la propiedad intelectual.

Hace pocos meses se allanaron las oficinas de la empresa sueca The Pirate Bay (que sin cobros dejaba que se intercambiaran canciones en su página) y se confiscaron sus equipos y servidores.
En un comienzo, la ofensiva anti-piratería de la policía sueca parecía ser regular aunque bastante escandalosa. Pero pronto se supo que el mismo jefe investigador trabajaba desde antes de que se iniciara la investigación para la empresa demandante: Warner Brothers.

Las presiones también llegaron a la Organización Mundial de Aduanas y sus 174 países integrantes.

Según el entonces secretario general de la OMA, Michel Danet, era urgente implementar reglas más rigurosas en la protección de la propiedad intelectual en las fronteras, porque el tema ha sido identificado como "una prioridad" por parte del G-8. Además, las nuevas pautas vendrían a "complementar" el acuerdo mundial de TRIPS -World Trade Organization-Related Aspects of Intellectual Property Rights- que no le exige a las aduanas incautar productos que contengan alguna parte pirateada.

O sea, en medio de una epidemia de tráfico de drogas y armas quieren buscar productos piratas.


Desde luego, los países "menos desarrollados" de las Américas reclamaron. Ecuador señaló que cualquier iniciativa debe ser acordada bajo una perspectiva socioeconómica, en particular en los ámbitos de innovación tecnológica, acceso al conocimiento y la salud pública. Brasil instó a que se incluyera una protección medioambiental donde la aduana tuviera la autoridad legal para actuar en casos sospechosos que involucren recursos genéticos, la malversación de especies biológicas y conocimiento tradicional.

Hace un año, Big Copyright organizó una conferencia en el Capitolio donde los dos encargados y negociadores de EEUU en temas de la propiedad intelectual, Victoria Espinel (la parte comercial) y Chris Israel (coordinador internacional) dijeron que "una vez que se pone este tema sobre la mesa y cuando los países dedican recursos para defender la propiedad intelectual, existen expectativas que llegará más inversión" y que por eso es necesario alentar a los países para que también se crean "innovadores" y así "sientan que también ganan con un sistema mundial en cuanto menos sea un ‘tema de EEUU’, mejor para EEUU". Poco después ingresó la propuesta de PRO-IP ACT al Congreso.

En junio de 2008 se puso en marcha la Operación Tornillo, donde países africanos como Egipto, Ghana, Marruecos, Nigeria, Túnez y Senegal participaron en una serie de allanamientos simultáneos en sus puertos, en busca de "medicamentos falsos, comida, repuestos, cigarros, artículos básicos, géneros, CD y DVD", según informa la OMA.

Con la operación cuneta no solamente se protege los derechos de las empresas que mantienen modelos de negocios añejos,
sino que nos queda claro que a estas compañías -mediante el Gobierno de EEUU- les importa sobremanera qué pasa con sus vecinos del patio trasero.

10 comentarios:

Maria Luisa dijo...

El Gran Hermano, sus ansias de manipularlo todo y controlarlo todo no tiene límites. Todo es transnacionales, controlando las colonias.... Te cuento que, Javier Alcayaga, publica un articulo sobre el regalo que le hizo el gobierno a las AFP,les perdonó el IVA. Sale en el sitio:elciudadano.cl.

Montserrat Nicolás dijo...

revisando...

rcavagno dijo...

woooooow.
Estamos fritos?

Juan Emar dijo...

jajajaja, está buena esa del comodín del terrorismo.

Me recuerda una discusión en estos lares en torno a eso.

Para mi gusto, la mediocridad (añeja como bien dices) hecha ley.

La innovación debiera estar ahí: nuevas formas de generar productos atractivos en los cuales los consumidores sientan que vale lo que pagan.

Sobre los medicamentos, criminalizar las fotocopias, restringir a 10 líneas lo citable en un texto... creo que no resiste análisis.

Dos caminos para un mismo problema: en su momento Metallica demandó a napster por el tema del intercambio de su música.
Tool se dedica a poner sofisticadas cajas (con dispositvos 3D inclusive), y mucho arte original en sus discos.
Tool ha sido la única banda que me ha hecho regalar un disco grabado que tenía de ellos para comprarme el original(que lleva más de 2 millones de copias vendidas según tengo entendido).

Saludos

Tomas Bradanovic dijo...

Hay que tener en cuenta que la economía de USA se ha desplazado cada vez más del sector manufacturero a la creación de productos protegidos por patentes: medicinas, software, películas, música, biotecnología, etc. Todos esos sectores son de una rentabilidad altísima pues los costos son miles de veces menores que las utilidades.

La protección de las patentes es un asunto de interés vital para USA y usarán todo lo que tengan en el momento en que lo vean seriamente amenazado.

Para países chicos en cambio, o manufactureros como China, las patentes van contra su interés nacional y la piratería es muy atractiva.

No hay que extrañarse que USA intente hacer valer sus intereses en todo el mundo, lo raro es que países como Chile se pongan de rodillas sirviendo a intereses que son de ellos y -sobre todo- contrarios a los nuestros.

En todo caso la piratería ya es imparable, no hay ley que pueda controlarla

Montserrat Nicolás dijo...

esasto.

Ulschmidt dijo...

Muy buen post! y los comentarios. La verdad, nuestro sudamericano negocio es desconocer los derechos de autor lo más que se pueda. Ocupemosnos de ellos para cuando estemos en la delantera científica (año 2614, mas o menos)
Y particularmente hay que resistir la tendencia a patentar ADN. Recombinan una molécula en laboratorio y la hacen propiedad intelectual... pero, la verdad, no hicieron más que coordinar unas estructuras que la Naturaleza creó en millones de años.
Vale la pena leer la historia del Silicon Valley, o de la competencia entre Edison y la Westinghouse: vivieron robándose patentes y contratando ingenieros de la competencia para birlarse conocimiento. Los análisis más profundos indican que si cada companía tecnológica americana no hubiese podido espiar algo de los adelantos de las otras el avance general hubiese tardado mucho más...

Carvallo dijo...

Por lo tanto, si como dice Ulschmidt, el intercambio de conocimiento genera avances (aunque sea espiando al otro), ¿no tiene mayor lógica que se libere el conocimiento?

El software libre, aunque en pañales, es un ejemplo de eso: los que utilizamos Ubuntu, OpenOffice u otro nos vemos muy confortados por no darle más dinero al cara de nerd BG. ¿Sabía ud. que el 62% del costo de un computador va directamente a Microsoft (si es que no tiene las lucas para comprar un Mac)? Creative Commons (CC) es otro ejemplo. Empresas como www.caglecartoons.com o el mismísimo periódico "El Ciudadano" son ejemplos de buenas obras abiertas. En términos de música, ocurre una especie de "selección natural" de bandas y artistas que suben sus creaciones a portales como Myspace, que de un momento a otro saltan a la fama y tienen ganancias por presentaciones en vivo.

Finalmente, la ciencia. Aquí se da una paradoja, porque los científicos no sólo deben pagar por publicar, si no que además pagar por leer los artículos de otros, para mantenerse vigentes y competir ferozmente por conseguir recursos (excepto que te dediques a investigaciones de interés militar, trabajes para una fármaco, tengas algún amigo político o empresario al que le devuelvas la mano en una campaña o con un informe respectivamente, o como en los últimos años, te dediques a convencer directamente a los presidentes o que, OMG, tu polola sea la presi, como ocurrió con un científico chileno que ahora tiene no uno, sino dos tremendos centros de investigación y se va de vacaciones a la Antartica). Pero ahí está el Plos (Public Library of Science) tratando de quitar de las garras de las editoriales de origen sionistas que manejan la mayoría del conocimiento científico "abierto" (el 60% de las publicaciones científicas son de interés militar y nunca jamás verán la luz pública), y se ha abierto un prestigioso espacio entre las revistas de ciencia.

O sea, la policia internacional tiene que preocuparse de algo que va más allá del pirateo: tiene que destruir los nuevos espacios, virtuales y reales, que están creciendo, y donde las personas intercambian su producción inmaterial (como dicen Hardt y Negri) y desde donde surgirán las nuevas ideas para construir un mundo mejor (el final es como de cuentos, pero es a lo que se apela).

Otra cosita, si lees esto señorita (?) M. ¿aún esta vigente ese señor Cariola?
saludines
G!

Montserrat Nicolás dijo...

uls:
lucrar del conocimiento ajeno debe ser la pega mas antigua de la historia (despues de la prostitucion y el cafiche).

y claro que hay miedo con todas esas patentes q se suponen aparecen de la nada en una selva. esperese no más y ya habrá un copyright sobre la biblia.

amen.

carvallo"
siempre leemos los comentarios (es nuestro sueldo por asi decirlo).
y concordamos sobre su mini articulo...bueno, hasta que metió al negri porque ese no lo tragamos. no pregunte por qué.

si se refiere a cariola de puyehue, está de lo más bien. manda saludos a mccain.

jajaja.

:)

MAC dijo...

FUCK SDA MPAA, i own my digital rights. Pro piratería con fines de estudio. DVD Shrink, Music Editor Free - usen y compartan gratis.
avaxhome.ws