10.10.08

Columna: Bachelet y Palin, la falsa premisa chilena

Me gustan los tacos altos, bien altos. También me gustan las medias caladas, un buen maquillaje, las faldas mini que muestren harta pierna y la ropa escotada.

No obstante, todo esto no me hace mujer ni tampoco feminista.

Resulta ridículo que algunos analistas políticos piensen que por el mero hecho de poseer una vagina corresponden ciertas características que imponen todo un entramado de lo que ellos llaman "la nueva forma de hacer política", lo cual sería -nada menos- una política ilusa sin contenido.


Hace pocas semanas, sorpresivamente apareció una candidata republicana a la vicepresidencia. Con su enorme cabellera, la cara bien pintada, tacos aguja, un lote de hijos, una guagua recién nacida, una voz aguda y un razonamiento ilógico, Sarah Palin inmediatamente logró suplantar la idea de la mujer política pensante que había dejado la senadora Hillary Clinton.

Desde un comienzo, la campaña de John McCain quiso asegurarle al público que la gobernadora de Alaska no era ni una barbie cualquiera ni tampoco una feminista tradicional. La misma Palin se encargó de recalcar su gusto por cazar -no codornices como al vicepresidente Dick Cheney- a enormes alces y a cuanto lobo se le han cruzado en su territorio. Contenta se autodenominó hockey-mom (una suerte de madre de suburbio, que opera en relación con su familia). Triunfante, declaró que lo único que la separaba de un perro pitbull era su uso de lápiz labial.


Con ganas, los medios internacionales no han parado de cubrir lo que creen es un bicho raro y extravagante. Obsesionados, hablan de lo que dijo y no dijo, la analizan bajo lupa y la siguen con asombro. Tamaña criatura jamás se ha visto. Tanto así que este producto hiper femenino con valores ultra conservadores, que puede ocuparse de lo más primitivo de la supervivencia humana mediante su rifle, ha devorado al mismísimo candidato a la Presidencia. Claro, nadie más feliz que McCain, que ya sabe que su edad y poco sex appeal aburren en la pantalla.


Suena a cuento conocido. Ya en los primeros meses de la candidatura de Michelle Bachelet se vendía, como la gran novedad del siglo, la mera posibilidad de contar con "la primera mujer Presidenta". Al limitar la candidatura misma a puras características reproductivas, se instaló un lugar ficticio que relaciona todo lo que hace y no hace una mujer exclusivamente con sus atributos biológicos.

Fue también la primera señal de que gran parte de la sociedad chilena olvidó la pelea para que tanto los hombres como las mujeres tuvieran los mismos miserables derechos. Es decir, la sociedad entera estaba tan complaciente que se suponía que con una mujer en la Presidencia se conquistaban las metas del feminismo. Y de paso, oportunamente, se sepultaba el verdadero objetivo de la igualdad entre pares.


Así, la excepcionalidad de ser mujer opera bajo la lógica de que ya todo es posible en el ámbito de la política y que en la sociedad globalizada somos todos iguales. Es ilustrativo que el personaje de Bachelet no sea una consecuencia directa de la lucha del feminismo, sino que se atribuya a una apertura cultural concertacionista de la sociedad.


Todo lo cual contrasta con que en Chile no existe una situación de igualdad de derechos, por mucho que las parejas se puedan divorciar sin tanta mentira de por medio. Si bien en los países desarrollados y no tan desarrollados ni se cuestionan el derecho de la mujer de decidir sobre su futuro, en Chile aún no es tema y no se quiere legislar sobre el aborto. Tampoco hay un compromiso mínimo de la sociedad para establecer los derechos de los homosexuales.
No hay duda de que la marca registrada de Bachelet fue una estrategia exitosa que logró arrebatarle a la derecha el voto duro de la mujer. Y tampoco es insignificante que Chile ahora pueda convencer al mundo de que ya no es un país castrante y está calificado para ingresar al club de los países modernos.

Sin embargo, no se calculó el daño colateral del argumento de que la "condición de género explica una supuesta superioridad moral a la hora de hacer política" y que una mujer se ampara en su género para no tener que explicar sus propuestas de políticas públicas. Esto es, según un comentarista proclive a caer en premisas falsas, una "nueva forma de hacer política", relacionada directamente a Palin y Bachelet.

Palin es un personaje que nace de las políticas del archiconservadurismo político que ha imperado en el mundo desde los ’70. Su candidatura no es novedad alguna porque el ejemplo más cercano sería nada menos que Margaret Thatcher. También la "dama de hierro" (como la tildaban los picados) comenzó su carrera abrazando una imagen de ama de casa. Y nadie, con dos neuronas funcionando, puede decir que ella era pura forma sin contenido.


En el caso de Bachelet, el discurso de ser algo nuevo debió prender la alarma sobre el fracaso del feminismo. No obstante, ya no es necesario quemar sostenes ni tampoco deshacerse de los tacos altos. Las mujeres ya no somos un complemento bonito y agradable. Les guste o no, y con o sin vagina, la mitad de la población mundial es mujer. Es un hecho y no una forma.


Columna de LA NACION (09-10-2008)...No, no sabemos qué pasa si votan en el sitio...dicen que es algo bueno.

Nota: El mentado "comentarista" volvió a copiar casi textualmente a las Curves. Sin enlace & sin cita. No sabemos qué tipo de ética académica aceptan en NYU y UDP pero en mi humilide casa de esudios, ser copion y más encima cobarde, es lo peor.
DE VERDAD SE NOS ESTA ACABANDO LA PACIENCIA.

13 comentarios:

Cimero dijo...

Si la mitad de poblacion es mujer, no hay ninguna razon a priori para que la mitad del congreso, la mitad de los gerentes de empresas, la mitad de los generales del ejercito, etc. no sean mujeres. Onofre?
Desde ese punto de vista, los que votan por las mujeres en politica (excepto por Palin) son parte de solucion.

Cimero dijo...

Esto es por puro generar polemica, pero estuve pensando en el argumento de la "superioridad moral de la mujer". Hay hechos (como le gusta a Montserrat, hechos, no formas) que respaldan esta aseveracion, por ejemplo, los crimenes violentos son cometidos en su abrumadora mayoria por hombres y no por mujeres. O sea, si elegimos presidente al azar, y sale mujer... la probabilidad que sea un criminal violento baja notablemente..jaja.
saludos

Montserrat Nicolás dijo...

cimero:
puede que sea que aumentan la posibilidad que con una mujer un gobierno sea menos peligroso para la ciudadanía pero con toda esta semi-discusión que instala la condición biológica como la única razón de operar, lo único que se ha logrado, es un machismo disfrazado.

por eso mismo, la Palin es puro mujer y no substancia...lo cual no es cierto porque ella igual que otras creen en una política reaccionaria.

en la historia ha existido mujeres tremendamentes nefastas.

de la misma forma, la presidenta Bachelet ha sido atacada por no tener dedos para el piano.

saludines

venus infers dijo...

Excelente columna, dearest.

Luce Irigaray diría que "mujer" todavía no ha ocurrido, que a nivel conceptual no ha sido posible imaginarla más allá de una definición negativa (la falta de pene). Lo que abre la pregunta de qué constuiría una política feminista.

Lo que me lleva a preguntarte sobre la noción de un supuesto "fracaso del feminismo." ¿A qué te refieres?

Porque si por feminismo entendemos una práctica teórica, más que un fracaso, veo un triunfo. Tanto en Palin como Bachelet, se hace evidente la distinción entre "mujer" y "feminista," que dicho sea de paso, es extremadamente difícil de enseñar a mis alumnos...

El fracaso, entonces, no es el del feminismo, sino el de la Concertación y el espejismo de su imaginario "ciudadano"...

Tomas Bradanovic dijo...

juajuajua "powerful magnets" que buena.

Tiempos aquellos cuando no tenían derecho a voto!
Tiempos aquellos cuando nadie tenía derecho a voto!!
ya, mejor me callo

Cimero dijo...

Montserrat:
Igual la estrategia de Bachelet&Palin queda a nivel de Lavin mostrandose buena onda y ocurrente; Piñera con su PhD en Harvard, mostrandose inteligente o Bush con su parada campechana.
Pasando a otro punto, y sin animo de ser arrastrado, estuve viendo el blog del mentado "referente", y la verdad sea dicha, si ese comentarista es un referente, tu eres un FARO de la politica.
saludos

Montserrat Nicolás dijo...

VENUS:
lindo!

sobre el fracaso: el feminismo es no más que la doméstica acción (no una teoria) hacia una igualdad de derechos con el hombre.

es decir, no es q no todos seamos iguales ante DIOS sino que no todos somos iguales ante la ley. en ese saco se pueden meter hasta cualquier querubin que sea aplastado por la maquinaria.

creemos q la mujer existe como sujeto (ahora q te ponis cabezón) hace mucho pero mucho tiempo. y no es que nos falte pene sino, NOS SOBRA UTERO.'y pechugas...

eso sería LEX CURVETTES.

dado eso, podríamos llegar a la misma cosa, el fracaso de la TERCERA FREAKING VIA o mal llamada en chile, la cultura de transición.

lo que sobra es tan amenazante que se debe meter en una especie de pedestal...y llamarla "mujer".

si bachelet fuese feminista a secas -no dudamos de la buenas intenciones y la suculenta presión de los partidos para que no pueda serlo a full- hace tiempo hubiese dado el paso más allá que la cuestión social 2.0.

cuando quieras, las curvettes nos hacemos presentes en su aula. es cosa de invitarnos...

TB:

en 1970 recién se le dió derecho a voto a los analfabetos. pondere eso, dear.

cimero:
dudamos q piñeritis haya escrito ese PHD en tiempo record...dudamos (pepe piñera puede saber algo al respecto). en todo caso, la Palin asusta. mucho. dudamos de su condición de fémina por mucho q use un tabique de maquillaje.

dejemos q cada uno se autodenomine lo que quiera. quizás el sr. navia sea un referente para algunos...

las curves podemos ser su faro. felices.


saludines to all

socióblogo dijo...

O sea que igual estamos más o menos de acuerdo en el tema (sólo que el ejemplo que escogí yo en mi blog era un poco dark)

Montserrat Nicolás dijo...

[leyendo al mr. pop...]

Montserrat Nicolás dijo...

mr. pop:
creemos que en cuanto a sospecha del uso de la figura 'mujer' a base de campañas mediáticas, estamos en la misma.

sin embargo, y también siguiendo nuestro querido nico machia, no creemos que EL PODER es un asunto de someterse a reglas. o sea, no significa que cuando figuras en un puesto de poder este mismo te obliga a ciertas cosas para mantenerlo.

si seguimos a EL PRINCIPE, eran nada mas que sugerencias.

ahora bien, en cuanto a bachelet/palin, sostenemos lo descrito más arriba.

saludos

Leonardo Figueroa dijo...

No me encajan las fechas de la supuesta copia del que llamas "comentarista" de la NYU y la UDP. El artículo tuyo salió el nueve de octubre y el de él el cinco.

Son cosas de compartir el zeitgeist.

Montserrat Nicolás dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Montserrat Nicolás dijo...

sr. leonardo:
parece que no fuimos lo suficientemente claras, el copypaste del mentado sr. navia es antigua y no corresponde a ESTE articulo ya que ESTE ARTICULO es una especie de respuesta a SU ARTICULO...

nos capta?

y como se le ocurre que seamos parte de un zeitgeist donde figuran personas torpes?

nonono.

las curvas, jamás nos hemos topado con Hegel. Nos dicen que es muy amoroso él, pero no nos tinca. Ni una gotita.

saludines