10.9.08

Resquemores de Ricardo Lagos

Nos imaginamos que gran parte de los santiaguinos están un tanto resignados con el "transporte" en la capital. Ha sido como el castigo de Dios y se toma acordemente. Igualmente, la presidenta Bachelet ha guardado silencio ante las chivas de Lagos y las veladas acusaciones que el diseño no es el problema sino la implementación. Es decir, que la culpa la tiene ella y no él, según el super caballero.

Sin embargo, lejos del dia-a-dia de los ciudadanos comunes, y en el mundo de los choferes privados y escoltas varias, Ricardo Lagos lucha por su vida y cree que los electores miran "el paisaje global"...y no el paisaje local.

En el serpentudo dramón del Transantiago -que veremos irá de mal en peor- el sencillo complot que urgió el ex presidente para ser proclamado nuevamente, se pierde.

De nada sirvió que cambiara la Constitución (esa que "no se puede cambiar porque la derecha no quiere") para poder repostular antes de que entrara a una casa de reposo. De nada sirvió -tampoco- que regalara millones de dólares ajenas a los que financian sus campañas.

Por eso mismo, vemos cómo Ricardo Lagos lanza un nuevo ataque mediático, el clásico (pero desesperado) "soy víctima".

La victimización propiamente tal de un candidato siempre es lo último que se utiliza aunque la lástima pública puede rapidamente convertirse en una arma de doble filo.

Puede que suene un poco esquizofrénico que Lagos se autoacuse de ser victima de ataques de la oposición y simultaneamente, dice que le tienen miedo a que se convierta en el candidato presidencial de la CONCERTACION.

Es todo parte de su campaña.

Si es victima, debe de alguna forma ser tomado en cuenta. Y si es EL blanco de los ataques de la derecha, se convierte en la roca de la CONCERTACION. Por eso señala (suelto de cuerpo) que están "temerosos que pudiera haber una candidatura presidencial (suya)".

La mala educación de lo que él llama "la pequeña guerrilla en la política chilena" es parte de "un deterioro en la convivencia cívica entre las dirigencias políticas" y que por eso, hay "un ambiente poco grato, un ambiente de resquemores".

Al parecer, el neutral observador Lagos le molesta que "cada tema es un debate, me parece grave eso, me parece inadecuado" y que "como ex Presidente le duele ver el clima de convivencia cómo se deteriora el lenguaje que hay de uno y de otro. Me gustaría que esta campaña sirviera para entendernos un poco mejor".

O sea, el primero victima y luego, referente pide una comunicación mejor (el consenso o la nula discusión de tema alguno) para que el país esté a la altura de miras ANTES DE SER PROCLAMADO.

Así, Lagos chutea el problema (suyo y solamente suyo porque todo lo que padece Chile es en gran parte el resultado de su gestión) al mundo de "los políticos", haciendo entrever que él no pertenece a ese exclusivo club...y que SU civilización lakesiana -digna de ser miembro de la OECD- se viene abajo si el está ausente.

Es exactamente la misma estrategia que usa Bush o Uribe...claro, ellos tuvieron que inventar una guerra. Y ambos son -factiblemente- presidentes de la grandes empresas. Al igual que Lagos.

Parece que esta vez, la derecha (la verdadera) no quieren con Lagos, y esos son los resquemores de Lakes.

3 comentarios:

venus infers dijo...

Bravo! A ver si alguien le pasa el dato al Emperador de que anda pilucho.

Anyways, qué es del curanto aquel del Hydro-ayayay? Sabemos que Captain Planet estaba medio nuclear-- tiene relación con este negociado? O se lo podemos achacar a la Madre Fálica y Toktokman?

Montserrat Nicolás dijo...

venus:
con madre fálica quieres decir...Velasco? OMG! es brillante el apodo.

anyways, todo lo que aporte a la chauchera del lakes, es bienvenido. desde luego que eon y endesa no paran de violar el territorio.

saludines

Tomas Bradanovic dijo...

Estuve buscando por todos lados una cita del General Baquedano sobre su confianza en la capacidad del chileno para soportar el castigo, no hubo caso.

Ese fue el secreto de su éxito como comandante en Tacna, Arica y todas las demás, los mandaba adelante en ataques frontales y los giles salían corriendo, poniéndole el pecho a las balas.

Baquedano sabía el secreto, también Lakes: el chileno soporta todo. En otro país habría una revolución con todo lo que ha pasado estos últimos años, el chileno aguanta callado nomás, los choros mueren piola.