13.2.08

El tamaño también importaba en Babel

En una de esas locuras que da la red ciber, Andrés del estudio Duran Arquitectos D+ nos propuso un cambio. Qué las Curvas escribieran -de modo guest blogger- en su portal sobre diseño, y qué él hiciera lo mismo, pero sobre política, en nuestras Curvettes.

Lo encontramos una excelente idea por lo cual comenzamos inmediatamente a urgar en temas ad-hoc...y llegamos a la conclusión de que Diseño es Política. Estamos armando el texto completo para enviarlo al portal y será debidamente enlazado por estos lares.

Lo que no tocaremos en ese artículo es que el tamaño importa. Demasiado.

Ya es conocido el hype que han logrado los arquitectos mega-stars del mundo. Basta con ver Bilbao y el famoso museo Guggenheim para darse cuenta de que lo que atrae es el edificio, gracias a su agresiva campaña mediática mundial. Pocas veces hemos escuchado algo sobre las obras en tal recinto, y mucho menos sobre Bilbao mismo, pero si -una mil veces- la expresión "tengo que ver al Guggenheim" (sea en la Vascongada o NYC). Siempre respondemos con "¿Por qué?.

En una liga harto más mediocre podemos mencionar el famoso hielo chileno que se fue a Sevilla y su bodegón "hecho de maderas nobles nacionales".

O sea, el diseño o look importa.

Sin embargo, los ojos de aguila de las Curvas vemos que se viene gestando un cierto cambio estético que no puede sino tener algo que ver con los 'tiempos en que vivimos'.

Hoy miles de turistas -y sus horribles buses aire-acondicionados de tres pisos- polulan las ciudades del norte de Italia. El impacto puede ser grande si una alguna vez las vió sin mega estacionamientos en sus bordes. Lo que no se sabe es que muchas de ellas compitieron ferozmente en tiempos medievales por tener las torres más altas. Y por ende, la arquitectura que ahora deleita a cuanto viajero que se ocurra fotografiarlas, es el resultado de visiones personales megalomaniáticas...y de derroche de materiales y dinero.

Algo parecido le pasó a NYC en los 70 y 80.

Hace poco, la Torre Calatrava o The Chicago Spire fue aprobada y se inauguró con estrellas de Hollywood y juegos artificiales. Además, se lanzó una "global tour" de ventas.

La 'aguja' será el edificio más alto, más alto que la Torre Sears, en Chicago y tendrá -cuando terminen de construirla en 4 años- unos 150 pisos con departamentos de lujo inigualable.

Según Santiago Calatrava -el maestro arquitectónico- su aguja está "inspirada por la naturaleza pero imaginado por él mismo". Y sigue: "Lo que hacemos, lo que hacemos los artistas, es extender la creación".

Mirando la maqueta no queda duda que Calatrava - y sus clientes- están inspirados en algo natural. Y algo también hecho por el hombre.

Aquí estámos confundidas. Chicago siempre fue la ciudad que reunía la manufactura y lo industrial. Desde que EEUU se convirtió en un país de puros servicios (sin producir mucho), la area metropolitana padece un desempleo gigante.

Algo que nos tinca no estaba en la mente de Calatrava. Puede que el español se 'inspiró' y expone la clásica impronta fálica (bien usual cuando se deja fluir al ego) o, la estampa de EEUU en el mundo actual, el misíl. O quizás, en ambas cosas. Lo fálico y lo misíl.

EEUU pasa actualmente por una recesión económica que se estila culpar a los prestamos de las viviendas, el famoso sub-prime (que no es más que darle hipotecas a familias que no pueden pagarlas pero como cada agente del banco saca una comisión no importaba mucho).

Como pueden ver, apuntamos a destronar el mito, de que el capitalismo puro es una cuestión cultural (los puritanos versus los latinos)...

Un español -como muchos otros del Banco Santander y ENDESA- mete su aguja en las Américas.

Si pués. Chicago también es parte del continente latino.

5 comentarios:

Tomas Bradanovic dijo...

Lo de la impronta fálica... demasiado freudiano y anatómicamente incorrecto, si la impronta tuviera esa forma tan puntuda las consecuencias podrían ser desastrosas.

Interesante esa relación de la política con la arquitectura, claro que existe, también la política y la estética. Hay una estética fascista, comunista, capitalista (la estética de los malls) y por supuesto una social demócrata.

El museo faraónico de Lakes en la explanada de la moneda, con diaporamas y unas colecciones que dan veguenza, las batucadas, los mimos. Es copiada de España y Francia, los chilenos copiones jamás habrían inventado algo por las suyas, menos los políticos.

La arquitectura de algún modo refleja a los que están mangoneando en palacio, buen comentario.

Andrés Durán dijo...

Monse..Que gran enfoque , ya tengo ansias de ver el guest-post. Sin dudas que el punto que destacas es para D+ tremendamente apasionante y coincidimos en la expresión política de diseño. Tratar de alcanzar la alta política tambien es una conexión con la expresión material de la alta arquitectura..da para mucho y hay casos de estudio en donde podremos especular acerca de este affaire entre politica , diseño y poder..
yo también me preparo para el honor de postear en las curvettes..
see you...
Andrés

Terrible Pollo dijo...

Solo quiero hacer hincapie en que el edificio mas alto del mundo es (y lo será por lejos, cuando se termine completamente) el Burj Dubai, en los Emiratos Árabes... Lo cual, según visión personal, debe ser un gran golpe al orgullo de la nación yanqui (Los árabes nos botan las torres, yconstruyen además el rascacielos más alto...).
Muy buen Blog, Felicitaciones !!

Montserrat Nicolás dijo...

TB: buenooooo...si vos eres el experto.

D+:tipee no mas!

Mr.Chicken: Thnxs! y quienes cree están construyendo en chicago???


bests-

Tomas Bradanovic dijo...

!!!

:)