16.11.07

Marcel Claude sugiere que estamos fritos si cumplimos 60 años...

9 comentarios:

dutcho dijo...

... si no despiertan explicado con manzanitas, ya seria otra cosa

dutcho@web.nl
dutchoblog

Montserrat Nicolás dijo...

...con manazanitas...

AKS dijo...

De aquí a cuando cumpla los 60 años demás tendré mi AFP propia. Y díganme que no me va a convenir.

Grande Marcel. Muy didáctico el tipo. Ojalá siga en este formato con sus ironías políticas para llorar, ya que en los medios, por cuestiones obvias, tiene poco espacio. Es que a ellos sólo les gusta llorar de alegría.

Esperando noticias sobre las protestas públicas que prometieron las Curvettes con sus bikinis, se despide atentamente.

AKS

Montserrat Nicolás dijo...

queremos una afp propia!!!!

socióblogo dijo...

No piden taaaanto capital. Me parece que la ley exige tener 5000 UF, es decir, 100 palos o bien 200 mil dólares. Suena poco para un negocio tan grande(5000 UF puede costar un departamento en Colón).
Igual me podría estar equivocando...

dutcho dijo...

ya veo; que se prefiere la tangente y no tocar lo vedado y asi, seguiremos viviendo en una burbuja, con una vision de tunel, para no ver lo que no queremos ver

pero, marcel puede seguir insistiendo, hasta que algo se lo impida

dutcho@web.nl
dutchoblog

Montserrat Nicolás dijo...

pero dutcho, te puedes imaginar lo que pasaría si cada uno podía armar una afp?!

y mr.pop, averigua que encuentro que es tremendo tema!!

a ver: digamos que 200 personas ponen 1000 verdes...y tienen afp. con un minimo 15% de retorno anual (pensando que es lo que se pide a un diario de mala muerte), pocos años para recuperar la inversion...

a veeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeer:
aqui huele mal.

alguien se esta comiendo las lucas de los chilenos...

no necesitas mas que 1 competente bien pagado para manejar 200 cuentas..

hmmmm...

AKS dijo...

El slogan sería: "Su miserable vejez en nuestras manos".

socióblogo dijo...

Capaz que los inventores del sistema hayan tenido en mente la posibilidad de que surgieran espontáneamente AFPs de ese estilo. En el espíritu de hacer de todo el mundo un propietario y de incentivar la responsabilidad individual, pienso (hiper-especulo, en verdad) que el poner un requísito de capital tan bajo creyeron que llevaría a la creación de cientos de AFPs de la más distinta naturaleza.

Suena muy contradictorio con el autoritarismo del régimen en que se hizo la reforma, pero el famoso grupito de economistas neoclásicos pensaba en cosas como parecidas a ésta, sobre todo el más iluso, idealista, utopista y rojo (sí, también hay derechistas que son todas esas cosas) de todos, José Piñera.

Grassroots Pension Reform, se llamaría. Claro que con la pasividad de la sociedad civil chilena, es bien improbable que pasara algo así. El autoritarismo florece casi sin esfuerzo en Chile.