13.9.07

La Presidenta Bachelet pone orden

Para quiénes aún están atónitos con un gobierno de una mujer - miembros del famoso Club de los Decalificadores Alegones - ahora les llegó la hora...

Tic-Toc, Tic-Toc...

La Presidenta sabe lo que quiere.

La idea de la "gobernabilidad" es cuestión bien curiosa. Proviene del mundo de la economía (of course) en donde una buen administración de la empresa supone un margen mayor de ganancias. Es decir, se puede medir y eso le gusta al directorio.

Por otro lado, el concepto se presta raudamente para enfrentar situaciones crípticas dentro del ámbito político ya que funciona muy bien en el mundo masmediático.

Puede ser un postulado semi-nuevo (como el del Presi Chavez) que mezcla retórica con un actuar resoluto o, como en el caso del Presi Morales, completamente nuevo y cargado de simbolismo valórico que no exactamente cuadra con la visión de mundo actual.

El problema no es tanto que se acuse a uno u otro gobernante de sostener una "falta de gobernabilidad" cuando no se puede acusarlos de "anti-democráticos" (ya que son electos democraticamente) sino el big problem es que la supuesta ausencia de la habilidad misma en un jefe de estado (exista o no) conduce iremediablemente hacia un escenario "ingobernable".

Es un proceso rápido que se centra en la retina de la "opinión pública".

A la presi Bachelet la acusaban de no tener dedos para el piano ya ANTES de que fuera elegida. O sea, a priori se enjuciaba su destreza sin ni siquiera verla jugar.

Se siguió con el asunto no más asume La Moneda y, desde entonces, no se para.

Aunque el gobierno de la Presidenta no se crea en un vacio (la realidad chilena es un resultado del pasado y así también, sus proyectos públicos), de la nada los "críticos" juran que ella es un estilo de Mesias, una persona tan transcendente que se puede sobreponer la misma Historia.

Normalmente -en un mundo menos Macondo- ese depósito de fuerza celestial proviene de la masa (o pueblo, o la mayoría). Sin embargo, en el show del Circo Pobre chileno, sucede precisamente lo opuesto.

Son quienes más la critican que más creen en ella como un personaje ex tempore pero aún así, y quizás por lo mismo, le exigen milagros.

Hasta hace poco no estabamos muy seguras de que ella misma estaba enterada de tal idolatría de sus "enemigos". No obstante, y ante la carrera desatada de la pre pre pre candidaturas presidenciales que no hacen más que revolver el gallinero, dijo lo siguiente:
" [se debe inciar la carrera presidencial] no antes, de ninguna manera, de las campañas municipales. No podemos tener un país que esté mucho tiempo en campaña. Aquí lo que necesitamos es un país en que todas las fuerzas políticas trabajen por este país hoy día"

"Yo siempre supe que iba a ser complejo, que iba a haber resistencias, porque aquí en la política ha habido formas de hacer la política que tiene cosas muy buenas pero que también había cosas que la gente quería otra cosa", señaló.

Sin embargo, descartó que se tratara de una experiencia "ingrata". "No, yo no lo calificaría así, yo creo que yo he sido jefe, soy médico, he estado frente a miles de situaciones diversas, y mi actitud ante la vida no es calificar sino que hacer lo que hay que hacer", sentenció.

Vale preguntarse, ¿hasta qué punto aguantará la presi el despelote de la Concerta (de la DesAlianza ni hablar y no es su grupo de afiliados...)?

¿Y hasta cuándo seguirá trabajando con sub jefes que están impuestos por 'ordenes de partido' y no por su propia eleccion?

¿Se imaginan un CEO con puros subalternos administrativos que no son su primera elección?

¿Se imaginan lo que diría el directorio?

1 comentario:

dutcho dijo...

si pohh, ella tiene buenas intenciones